A la hora de elegir un fotoprotector hay que fijarse en al menos 5 puntos

  • Que incorpore agentes protectores frente a radiación ultravioleta A y B
  • Hay que intentar usar el índice de protección máximo.
  • Con presentaciones adaptadas a nuestro tipo de piel, a nuestra edad y a la zona en donde se va a aplicar.
  • TODOS LOS FILTROS SOLARES SON QUÍMICOS. Por ello no debemos distinguir entre filtros físicos o químicos sino entre orgánicos e inorgánicos.
  • Que incorporen información adjunta sobre la manera de aplicarlo para acercarnos a la cantidad de 2 mg/cm2, que es la que nos permite alcanzar el índice de protección que marca el envase (casi siempre nos quedamos algo por debajo de esta cantidad,con lo que la protección real en nuestra piel será muy inferior a la que marca el envase).

Hay que insistir en la importancia de aplicarse MUCHA CANTIDAD DE CREMA (2 mg de crema por cm2). Habitualmente aplicamos 4 veces menos.