TIPOS DE PREVENCIÓN

Las medidas de prevención primaria del melanoma deben incluir:

1.Identificación de las personas con mayor riesgo, para informarles sin alarmismo sobre medidas de protección solar y vigilancia de sus lunares.

Características de personas con más riesgo

2. Protección solar razonable y adaptada a las circunstancias personales de cada paciente, procurando evitar siempre la quemadura solar. Valorar la indicación de suplementos de vitamina D si la protección solar es muy estricta.

Decálogo de una exposición solar saludable

3. Vigilancia de los lunares atípicos: muchos melanomas podrían surgir por cambios en lunares atípicos. Detectando lunares atípicos inestables que ganan atipia y extirpándolos profilácticamente podemos prevenir el desarrollo de algunos melanomas. La mejor opción actual para detectar cambios problemáticos en lunares atípicos es su seguimiento con dermatoscopia digital.

Cómo saber si un lunar es normal o no

Entendemos por prevención secundaria las acciones dirigidas a favorecer el diagnóstico precoz del melanoma.

1. Autovigilancia aplicando la regla ABCD-E: buscar lunares con Asimetría, Borde irregular, Coloración irregular o muy oscura y Diámetro mayor de 6 mm (la sospecha de melanoma será mayor cuantas más características ABCD se den en un lunar). Si se detecta un lunar con alguna de estas características es aconsejable consultar al dermatólogo. Si además cumple la E (Evolución, cambios en el lunar), la consulta médica debería ser inmediata.

Regla del ABCDE

2. Autovigilancia apoyada en controles fotográficos: pretende facilitar la detección de lunares nuevos y/o inestables en pacientes con un número moderado de lunares no atípicos.

3. Vigilancia médica apoyada en controles fotográficos y dermatoscopia manual: en pacientes con un número moderado de lunares con ligera atipia clínica la autovigilancia comienza a ser problemática y es preferible que un dermatólogo vigile periódicamente a estos pacientes.

4. Vigilancia dermatológica apoyada en controles con dermatoscopia digital: es la opción indicada en pacientes con un número elevado de lunares y/o con lunares atípicos. Esta opción puede estar también indicada en pacientes con pocos lunares pero con otros factores de alto riesgo para melanoma. Este tipo de seguimiento nos ofrece mayor precisión diagnóstica cuando es empleado por personal experto y es la principal actividad asistencial desarrollada en nuestra Unidad.

Claves para prevenir el cáncer de piel

Utilizar ropa ceñida para evitar que los rayos de sol no consigan atravesar el tejido y alcanzar le piel

Permanecer en la sombra siempre que sea posible

Utilizar manga larga y un sombrero de ala ancha para protegerse cara, cuello, hombros y orejas.

Las nubes y el agua no protegen; entre un 60% y un 80% de los rayos solares son capaces de atravesar las nubes y alcanzar a los nadadores como mínimo un pie (0,3 m.) debajo de la superficie del agua. Los rayos de sol también son reflejados a través de la nieve y la arena blanca.